La tasa de esfuerzo se dispara en el alquiler

Mié, 07/01/2020 - 09:16

Brainsre.news

España cuenta con una de las tasas más bajas de población que vive en alquiler frente a la compra en toda Europa. Esta realidad se ha achacado habitualmente a que los españoles tienen la idea de que vivir de arrendamiento es ‘tirar el dinero’. Sin embargo, los datos revelan que detrás del bajo porcentaje de alquiler frente a la compra hay también un claro componente económico: las tasas de esfuerzo de una y otra opción.

Según los datos de la plataforma de Big Data inmobiliario Brains RE, el gasto medio por hogar que se dedica a pagar el alquiler supera en más de un 15% a la cantidad media desembolsada en una vivienda en compra. Un sobreesfuerzo que se ha disparado en los últimos años y que viene motivado esencialmente por un componente: el incremento exponencial de los precios de los alquileres.

«Si analizamos las tasas de esfuerzo de alquiler y compra durante los últimos cinco años en España, la tasa de esfuerzo de venta se ha mantenido prácticamente constante mientras que la tasa de alquiler se ha incrementando trimestre tras trimestre», explica Antonio Ramudo, data scientist de Brains RE. «Este crecimiento asimétrico es debido al desarrollo paralelo de la renta media por hogar y los precios de compraventa de la vivienda, mientras que los precios de alquiler sufrieron durante el último quinquenio un aumento más acusado y que ha propiciado que la diferencia entre alquilar y comprar haya llegado a duplicarse en este periodo», comenta.

Los últimos datos, correspondientes al primer trimestre de 2020, revelan que los españoles que viven en propiedad destinan el 21,89% de sus ingresos a pagar la hipoteca, frente al 37,2% que deben desembolsar aquellos cuya vivienda habitual es de alquiler.

En el caso de las viviendas en propiedad, esta tasa se sitúa en la media de los últimos 20 trimestres, con niveles entre el 20% y el 22%, alcanzando un máximo de 22,33% en el tercer trimestre de 2018 y el mínimo del 20,4% a comienzos de 2016.

En cambio, en las viviendas de alquiler, la tasa de esfuerzo se ha ido incrementando del 27,57% que suponía alquilar en España a principios de 2015 a más del 37% que supone actualmente, a pesar de que en los primeros meses de 2020 ha bajado ligeramente de los 37,45% que alcanzó a mediados del pasado año, situándose en máximos de los últimos cinco años.

Que reacción te causa esta noticia

Publicidad