¿ Qué es la nuda propiedad?

Jue, 02/25/2021 - 17:06

Los propietarios de una vivienda pueden poseer la nuda propiedad y el usufructo vitalicio. Estos dos conceptos se pueden vender por separado, de modo que podemos vender el inmueble, pero seguir residiendo en él. En estos casos, el comprador del inmueble no obtiene el pleno dominio de la vivienda hasta que el usufructuario fallece.

Los vendedores suelen tener entre 75 y 80 años de edad y no es preciso que no tengan herederos. A veces puede darse el caso de que sí los tengan, pero que igualmente necesiten aumentar su liquidez. De hecho, la nuda propiedad les permite obtener una paga extra para vivir con más comodidad, costeándose la asistencia si es preciso o usar el dinero para disfrutar del tiempo libre en la etapa final de su vida.

El perfil de vendedor de la nuda propiedad es el de una persona mayor de 65 años que, o no tiene herederos, o bien quiere complementar su pensión y aumentar sus ingresos para vivir más cómodamente y poder disfrutar de su tiempo libre.

Hasta ahora, la mayor parte de las operaciones se han centrado en las grandes ciudades (Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Bilbao, Valencia, Benidorm, Sevilla, Marbella, Alicante o Las Palmas), aunque el objetivo es poder expandir esta fórmula a ciudades secundarias y pequeños pueblos, donde hay menos actividad inmobiliaria y todavía se desconoce el producto.

En términos generales, la venta de la nuda propiedad permite traspasar la propiedad de una vivienda, aunque no el usufructo. Es decir, el vendedor podría seguir viviendo en ella de forma vitalicia..

"El pleno dominio de una vivienda es lo que tenemos todos los propietarios. Es la suma de dos derechos: derecho a la nuda propiedad y derecho al usufructo. Si vendemos solo el derecho a la nuda propiedad, nos queda el de usufructo, del que seguimos siendo propietarios y que nos permite usar y disfrutar de la vivienda de por vida. Por este sistema, se vende solo una parte de la vivienda, obteniendo una cantidad importante de dinero de una sola vez (la media se sitúa en los 150.000 euros), y mantenemos el usufructo vitalicio. A mayor edad de la persona, mayor importe de la nuda propiedad",

¿Y qué ventajas tiene? Ambas parten salen beneficiadas. El vendedor, por ejemplo, puede seguir residiendo en el inmueble y recibir el dinero de la venta al instante y de una sola vez, mientras que el comprador o inversor de la nuda propiedad adquiere una vivienda a un precio más bajo que en el mercado y a medio o largo plazo se encuentra con el pleno dominio de una vivienda.

Con esta operación, que se firma ante notario, los gastos también serán menores para el vendedor, ya que pasaría a pagar solamente aquellos correspondientes a los consumos ordinarios de la vivienda (agua, electricidad, gas…), mientras que el inversor/comprador se haría cargo desde ese momento del IBI y las derramas extraordinarias de la vivienda.

Además de la nuda propiedad, hay otras alternativas que permiten ganar dinero con la venta de una casa, sin dejar de vivir en ella, como la hipoteca inversa o la renta vitalicia.

 

Que reacción te causa esta noticia

Publicidad