El GOB le saca los colores al Consell de Mallorca

Lun, 08/13/2018 - 20:29

El grupo ecologista GOB reclama al Consell de Mallorca que se posicione de manera clara, dicen, en contra de la construcción de la nueva urbanización en Son Mossènyer, en Valldemossa, y que ya fue denunciado este martes por la entidad Terraferida.

La portavoz de los ecologistas, Margalida Ramis, dice que se suma al apoyo público y explícito de la iniciativa del Ayuntamiento de Valldemossa que busca aprobar en el pleno del lunes que viene una modificación puntual que permita proteger la zona donde se pretende construir. 

Ramis se muestra optimista para que esta nueva construcción de 35 chalets de lujo sobre una superficie de 3,4 hectáreas en la zona de Son Mossènyer, cerca de la Cartuja de Valldemossa, todavía se pueda evitar con la descalificación de los terrenos, actualmente de suelo urbano. 

Señalan desde esta entidad que el suelo rústico vive una explosión urbanística nunca vista, con 500 licencias concedidas sólo en 2017, y ello sin contar con las construcciones ilegales. Mucha de esta obra nueva está vinculada según el Gob a la gran demanda de alquiler vacacional o, en el caso de las urbanizaciones, el turismo de lujo residencial. Denuncian además la pasividad mostrada por el Consell de Mallorca ante este goteo incesante de nuevas construcciones y lamentan que la izquierda esté desaprovechando una nueva oportunidad para plasmar en la realidad sus discursos más ecologistas que desarrollan en las épocas de oposición.

Si el proyecto de Petit Deià ha permitido edificar hasta 21 viviendas, el de Son Mossènyer autorizaría la construcción de hasta 35 grandes chalets de lujo sobre una superficie de 3,4 hectáreas en Valldemossa, edificando un chalet cada 600 m2. Esta urbanización amenazaría así un espacio precioso de gran valor ecológico, paisajístico e histórico. No en vano, el Conjunto Histórico de la Cartuja, declarado BIC en 1971, hace deslinde con Son Mossènyer y dentro de la zona urbanizable se encuentran elementos históricos de gran valor, como la Fuente de la Beata, la Caseta de Son Mossènyer, el Molino de Son Salvat y Son Bautista, todos ellos elementos que figuran en el Catálogo de Elementos y Espacios Protegidos de Valldemossa.

Esta zona está calificada actualmente como suelo urbano y el gobierno municipal se ha mostrado partidario de la protección, lo que le ha llevado a impulsar una modificación puntual de su planteamiento con la intención de proteger este entorno. Por otra parte, la familia propietaria de una de las 6 parcelas edificables, y que tiene el 66% de los terrenos, ha mostrado siempre, según Terraferida, "una gran sensibilidad" y es partidaria de conservar el entorno y los usos rurales.

Que reacción te causa esta noticia