Locales: Muerte o reinvención

Vie, 05/01/2020 - 19:48

Carlos E. Vallejo.

La oferta de locales comerciales en España es muy variada en función de la localización del mismo dentro del núcleo urbano.

  • Calles Comerciales: Siempre han sido las estrellas invitadas por el flujo de circulación de gente. Actualmente en un 90% están siendo ocupadas por una red de franquicias multinacionales, que son los únicos que pueden rentabilizar los alquileres tan elevados. Generalmente el comercio tradicional, solo puede aguantar en estas zonas con locales en propiedad, amortizados hace años, e incluso haciendo un riguroso análisis económico, al propietario le puede compensar más el alquiler a un tercero que la explotación de su negocio.

 

  • Calle NO Comerciales: Existen todavía muchos negocios que pueden ser rentables, sin que el flujo de gente sea el factor determinante. Actividades primarias como panaderías, supermercados, etc. Dependen de la isócrona de la distancia, que es lo mismo que decir negocios de proximidad, donde el barrio y los vecinos residentes son los clientes.

 

  • Calles Muertas: Son locales que se encuentran en barrios residuales, con una proyección comercial cero, donde el almacén es la única salida. Los propietarios no los comercializan ya que nadie los quiere. Es en estos casos donde un Ayuntamiento consecuente debería ser ágil en el cambio de uso para poder convertirlos en residencial y ampliar la oferta, que siempre beneficia en la bajada de precios.

 

Después de este pequeño análisis en la localización, dividiremos la oferta en hostelería (bares, restaurantes, etc.), primarios (supermercados, fruterías, panaderías), comercio de producto (tiendas de ropa, ferreterías), comercio de servicios (inmobiliaria, seguros, etc.)

La situación actual en plena pandemia del “Covid 19” la define muy bien “La incertidumbre”, ya que no sabemos hasta cuándo durará esta situación. ¿Si irá a mejor a o peor?

Pero si sabemos muchas cosas:

  • El mercado ya estaba cambiando antes del Covid 19. La demanda online no para de crecer continuamente. El monstruo de “Amazon” se está convirtiendo en un gigante con capacidad de manipular la fabricación y la venta de determinados productos, convirtiéndose en un monopolio de la distribución, donde en determinados países está siendo sancionado por malas prácticas de competencia desleal.

 

  • El comercio minorista tradicional innova muy lentamente. El comercio minorista en muchas ciudades de España sigue anclado en el pasado. No ha invertido en el canal online y vegeta lentamente hasta su desaparición.

 

  • La especialización funciona. Ya hace más de 20 años se hablaba de ser líder en un producto o segmento dentro de la oferta minorista. A día de hoy todavía hay mercado por explotar.

 

  • Cierra tu tienda y lánzate al “On line”. Para los comerciantes que ya tienen experiencia en un sector o producto. Es un paso relativamente fácil inicialmente. Las páginas webs son baratas y muy operativas para poder crear una tienda online rápidamente. La dificultad radica en el posicionamiento, en la venta, en el marketing, que todavía solo unos pocos saben utilizar la “receta mágica”

 

A todo este cambio natural del mercado minorista que estaba cayendo en picado antes del Covid, le tenemos que sumar ahora esta terrible pandemia.

Solo llevamos más de un mes de confinamiento y el mercado global se ha desbaratado completamente. Todo se ha parado, pero tan solo unos pocos son los que han aprovechado del  “el mal de todos” para reaccionar rápidamente. Me recuerda a los tres americanos que hace unos años en un tren de Ámsterdam a París se enfrentaron, en decimas de segundo en contra de un terrorista islámico cargado de armas automáticas hasta los dientes que se disponía a empezar una masacre humana. Spencer Stone no se lo pensó ni un segundo, no se paralizó como el resto de pasajeros y,  abalanzó en contra del “yijadista” que redujo junto a sus compañeros.

Se trata de acción, reacción. No parar en la medida de tus posibilidades. El hostelero Pepe de la Riva, de 63 años, al día siguiente que el gobierno permitió a los restaurantes servir a domicilio, creó un “take away” en su casa de comidas “La Riva”, sin experiencia previa, que le ha permitido duplicar la facturación anterior.

La situación actual de los locales comerciales es bastante negra. Las ayudas para el alquiler son lentas y tediosas. No dependas nunca de la ayuda de un gobierno, ya que será el cierre definitivo. La apertura de un  1/3 del establecimiento, requerirá inversión (adecuación del local), que muchos no tienen, donde las posibles ventas no te darán para pagar los costes fijos. Es mejor, en muchos casos, mantener cerrado o dedicarte de pleno al servicio a domicilio en el caso de los hosteleros.

Todo va a depender, de la clase de actividad de negocio que se desarrolle en el local comercial. Unos, incluso facturaran más, como han sido los supermercados y otros como los gimnasios, se tendrán que reconvertir a clases de ejercicios “online” o entrenamiento personalizados en casa del cliente.

Se va exigir, rapidez, creatividad, financiación y mucha empatía para poder levantarse de esta.

 

 

Que reacción te causa esta noticia