Los "Coworking" se desploman.

Vie, 09/04/2020 - 16:28

La llegada del coronavirus, los meses de confinamiento y las medidas de distanciamiento social para evitar la propagación descontrolada de la pandemia han provocado el desplome de la contratación de espacios coworking en este ejercicio.

Según un informe de la consultora inmobiliaria JLL la contratación de metros cuadros de oficinas flexibles ha caído hasta los 7.862 metros en el primer semestre, lo que supone un 91% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

El estudio desvela que los espacios de trabajo coworking eran demandados fundamentalmente por pequeñas empresas y autónomos y, como debido a la pandemia del Covid-19 necesitarán reducir costes, se prevé que se produzca una caída relevante en la demanda y uso de coworking en 2020.

De igual forma, la carencia de reuniones y uso de las zonas comunes y servicios en estos centros está llevando a algunos operadores de oficinas flexibles a reducir su facturación de manera notable.

Habrá recuperación en 2021

Pese al desplome de la primera mitad del año, la consultora estima que habrá un repunte a partir de 2021. “En un momento de incertidumbre los espacios flexibles son una alternativa muy atractiva por la flexibilidad que ofrece tanto a los trabajadores como en las condiciones del contrato. Es uno de los sectores más dinámicos y supondrá una solución”, ha explicado el director del área de oficinas de JLL, Ignacio Sobrino a Cinco Días.

En los últimos diez años, la opción del coworking frente a la oficina tradicional se había elevado exponencialmente en Madrid y Barcelona, que desde 2012 han disparado la contratación de metros cuadrados año tras año.

En este sentido, en 2019 se batió un nuevo récord con más de 150.000 metros cuadrados firmados entre las capitales madrileña y catalana, lo que representa un 33% más que el año anterior y un 16% sobre la contratación total de oficinas en ambas ciudades.

En Madrid, el 83% de los espacios flexibles se ubican en el centro de la ciudad (CBD y Secundaria). Por otro lado, en Barcelona, el 67% de los espacios flexibles se encuentran en el centro de la ciudad y fuera los absorbe, fundamentalmente, el distrito 22@.

No obstante, Sobrino señala que a medio plazo la necesidad de descentralizar a la plantilla laboral por parte de las empresas impulse el negocio de oficinas flexibles fuera de las zonas céntricas.

Que reacción te causa esta noticia