Los inversores prefieren "Booking"

Jue, 04/15/2021 - 12:35

bolsamania.com

El jueves 10 de diciembre Airbnb se tiró a la piscina y empezó a cotizar en bolsa y lo hizo a lo grande, sus acciones se llegaron a disparar un 120% en su debut hasta rozar los 150 dólares. Desde entonces, ha avanzado cerca de un 25% y roza los 180 dólares. Pero como pasa con los anuncios de pisos turísticos, no es oro todo lo que reluce y es mejor ver.

Pese a su éxito bursátil, la compañía sigue en números rojos y los analistas que la siguen en FactSet estiman que no será rentable hasta 2024. ¿El motivo? El aumento de la competencia y el mantenimiento del suministro de alquileres necesario para satisfacer la demanda. El primer factor tiene nombre propio, Booking.

"La mayor amenaza competitiva para Airbnb viene de la propia Booking. Desde su actividad principal como mercado de habitaciones de hotel, se ha desplazado hacia el mercado de los alojamientos alternativos. La batalla muestra que Airbnb carece de ventajas competitivas de peso. Booking, mientras tanto, parte de una posición de fuerza, pues opera el mercado dominante de habitaciones de hotel online", explica Ramiz Chelat, gestor de Vontobel AM.

En la actualidad, Booking tiene una cuota de mercado del 70% en Europa y solo está por detrás de Expedia en Estados Unidos. Su situación es tan sólida que la crisis del Covid-19 y el posterior derrumbe del turismo no han conseguido que deje de ser rentable en 2020, una situación contraria a la de Airbnb.

"Creemos que estas fuerzas negativas como mínimo retrasarán el camino de Airbnb hacia la rentabilidad y, en el peor de los casos, impedirán que lo consiga. En cualquier caso, Booking probablemente seguirá ganando mercado en la oferta de hoteles y alojamientos alternativos en los próximos años, lo que la convierte en la inversión más segura. En nuestra opinión, ha demostrado unos resultados predecibles, un elevado rendimiento del capital y fuertes barreras competitivas", matiza Chelat.

La regulación del mercado del alquiler tampoco está jugando a su favor, de hecho, la oferta de viviendas de está ralentizando en los últimos años. Desde que en 2012 el crecimiento alcanzara su pico más alto en un 150% se ha ido reduciendo de forma continúa hasta un 1,6,7% en 2019.

Esto está repercutiendo directamente en sus cuentas. "Será muy difícil para Airbnb cumplir las expectativas de alcanzar tasas de crecimiento anual de sus ingresos del 30% en los próximos cinco años si la oferta de viviendas crece a la mitad del ritmo. Los ingresos de Airbnb procedentes de huéspedes recurrentes disminuyeron un 9% en 2019, un porcentaje que ha ido mermando desde 2016", explica el experto de Vontobel AM.

Sin embargo, Booking no tiene este problema al estar prestando servicios al mercado alternativo sin asumir riesgos considerables, "se está enfrentándose al mercado alternativo desde una posición más sólida". Pero, ¿por qué?

 

La posición dominante de Booking en el ámbito hotelero ofrece considerables barreras de entrada. "Es mucho más fácil para esta empresa entrar en el mercado alternativo que para Airbnb ampliar sus ofertas de hoteles. Además, los clientes de hoteles siguen siendo la mayor fuente de demanda sin aprovechar de ofertas de alojamientos alternativos. Booking tiene casi 10 veces más tráfico web al mes que Airbnb", detalla el experto.

 

Desde el punto de vista del riesgo/recompensa, los inversores tienen claro por cual de las dos apostar. "Creemos que Airbnb no es más que una apuesta especulativa. El aumento de la competencia y la disminución de la oferta dificultan o incluso hacen imposible el camino hacia la rentabilidad de Airbnb", finaliza Chelat.

Que reacción te causa esta noticia

Publicidad