Alquiler de habitaciones: una modalidad diferente que se rige por el código civil.

Sáb, 08/18/2018 - 12:43

Muchos ciudadanos, en el algún momento han valorado la posibilidad de alquilar una habitación de su casa para conseguir un ingreso extra.

Esta es una modalidad completamente lícita, que conlleva a muchos errores de interpretación jurídica dentro del circo de la nueva ley de turismo vacacional.

No se rige por la “LAU” ni por la ley balear. Corresponde al código civil entre sus apartados del 1542 al 1582 su regulación.

  • Este alquiler de habitación no se considera alquiler de vivienda a los efectos prevenidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos, pues sólo se está arrendando una parte de la misma, y por lo tanto, no está sometido a dicho régimen, ni está amparado por el sistema de garantías que establece la regulación de arrendamientos urbanos tanto para el arrendador como para el arrendatario.
  • Estos contratos se regulan por las disposiciones generales del Código Civil en materia de arrendamiento (artículos 1.542 a 1.582), o bien pueden asimilarse, en algunos casos, al denominado derecho de “uso o habitación” que también está regulado genéricamente por el Código Civil (artículos 523 a 529, y reglas del usufructo).

Se rige por lo pactado por las partes y supletoriamente por el código civil.

En el contrato tienes que dejar bien claro, cual es la superficie (habitación) que alquilas. También conviene reseñar cuales son los servicios compartidos con el resto de habitáculos de la casa (cocina, baños etc.), así como se establecerá el régimen de pagos de suministros de la misma (luz, agua, internet).

La duración es la pactada por las partes. Y se puede acordar que la duración del contrato sea de obligado cumplimiento, con una clausula que penalice el no cumplimiento de la misma por las partes.

No es lo mismo el concepto de derecho de habitación “estatge” que figura en la compilación del derecho civil de Baleares, que el alquiler de una habitación.

El contrato siempre tiene que referirse al alquiler de una habitación.

Una vez que termina el período contratado, el propietario puede recuperar completamente el uso de la habitación, aún en el caso de que el inquilino quisiera prorrogar su estancia, pues el inquilino no tiene derecho de prórroga.

El propietario debería hacer constar los beneficios generados en su declaración anual de la renta en las casillas referentes a rendimiento de capital inmobiliario. Tales beneficios serán el resultado de la diferencia entre los que cobran a los inquilinos y lo que les cuesta la amortización y mantenimiento del piso (amortización del precio de compra del piso, intereses de hipoteca, IBI, tasa de basuras, gastos de comunidad,  reparaciones, amueblamiento, etc.).

Esta obligación es la misma que tiene cualquier propietario que alquila su piso a otro particular. Por eso, es conviene archivar ordenadamente todas las facturas, tanto de ingresos como de gastos habidos en el piso.

Las cláusulas generales del contrato identifican los contratantes, la habitación alquilada, el periodo contratado, el precio mensual y la fecha de la firma.

Las clausulas particulares son las que estipulan las zonas compartidas, régimen de pago de suministros y normas de la casa.

En internet podrás encontrar un sinfín de modelos de contrato generales que podrás adecuar a tus circunstancias.

Finalmente conviene dejar claro en Baleares el periodo de tiempo mínimo para alquilar una habitación.

1.- Mínimo un mes (30 días). Es completamente legal, ya que la Ley 6/2017, de 31 de julio de turismo de las Illes Balears establece: Las estancias que se comercialicen turísticamente tienen que consistir en la cesión temporal del derecho de disfrute de la totalidad de la vivienda por periodos de corta duración, entendidos como estancias por días o semanas, sin que una estancia pueda ser superior a un mes.

 

2.- En el caso de que quieras alquilar la habitación por periodos inferiores a 30 días, es decir por días o semanas, deberás someterte a la zonificación del 27 de Julio del 2018 del Consell de Mallorca, donde podrás comprobar si tu vivienda se encuentra en una zona apta o no y pedir la consiguiente licencia para tal efecto.

 

Que reacción te causa esta noticia