Flexibilizar el alquiler

Vie, 02/15/2019 - 12:26

La época que nos está tocando vivir, si por algo se caracteriza es por el cambio: http://laventanaindiscreta.com/index.php/2018/06/23/ya-no-hay-principio-ni-final-hay-reconversion-diaria/

Es una adaptación diaria. El modelo antiguo de la clase media española, donde pagaba mi vivienda principal y entonces invertía en la casita de la playa o de la montaña, han pasado a ser iconos de la serie “cuéntame”.

Ya nada tiene que ver con el pasado.

Hoy nos ocupa el alquiler. Figura fundamental por muchos años de la sociedad española, donde la actual generación y las que le preceden, estarán obligadas a este modelo de vivienda, ya que la compra será inviable en el actual modelo productivo.

Si somos propietarios y tenemos un piso en alquiler, debemos ir un poco más allá y ver todas las posibilidades que nos ofrece el mercado:

1.- Alquiler vacacional: Tendrás que chequear la legislación de tu comunidad autónoma y ver si tu inmueble está permitido. En el caso de que lo este, la gestión la puede realizar el propietario privado o cederlo en explotación a una agencia.

2.- Uso distinto de vivienda habitual. Regido por la LAU. En especial, tendrán esta consideración los arrendamientos de fincas urbanas celebrados por temporada, sea ésta de verano o cualquier otra, y los celebrados para ejercerse en la finca una actividad industrial, comercial, artesanal, profesional, recreativa, asistencial, cultural o docente, cualquiera que sean las personas que los celebren.

En el caso de Baleares, se establece en un mínimo de 30 días, para no entrar en conflicto con la Ley de turismo que establece que los periodos inferiores a 30 días se consideran turismo vacacional.

Es una opción que se está empleando cada vez más en entornos urbanos, debido a la gran movilidad laboral de proyectos determinados de trabajo, que le permiten al propietario poder subir o bajar la renta del establecimiento, dependiendo de la temporada. Y sobre todo tiene una gran ventaja, que es la de poder disponer de inmueble en cualquier momento.

3.- Uso de vivienda habitual. El de siempre. En el caso de de particulares, continua con un máximo de tres años y una prorroga tacita de un año. A pesar del pasado fracaso del Decreto Ley del grupo socialista.

Poco hay que reseñar. En el caso de morosidad. Debes contar unos 9 meses en el peor de los casos para poder sacar al deudor y sobre todo encargar la gestión a una inmobiliaria competente en su trabajo, que analice muy bien la capacidad financiera de los futuros inquilinos.

En el caso de oficinas y locales, no existe tanta flexibilidad. Si bien en locales nos encontramos con la posibilidad de contratos de temporada, habituales en zonas cien por cien turísticas, que una vez terminada la actividad, la zona vegeta durante siete meses con una actividad comercial: 0.

También en zonas urbanas, están surgiendo poco a poco los contratos de navidad. Donde las empresas solo venden un producto muy determinado durante estas épocas. Los contratos hasta el fin de existencias. Empresas que compran partidas de género determinado hasta el final de las mismas o el multi actividad, liderado por una empresa que lo subarrienda a las demás. Caso de los viveros de empresas, centros de Coworking o el alquiler de los denominados “corners” en tiendas de productos complementarios.

Cualquiera que sea el caso, te recomiendo este articulo: http://laventanaindiscreta.com/index.php/2013/03/01/abre-tu-mente/

Que reacción te causa esta noticia

Publicidad