Incompetencia Balear

Dom, 02/16/2020 - 14:43

Carlos E. Vallejo.

En toda investigación de mercados, existen dos fuentes de datos. Las primarias y las secundarias.

Entendemos por primarias, a aquella información que está a disposición de todos los elementos susceptibles de investigar una materia, ya sea la administración o una empresa privada. Son datos públicos y de fácil acceso. Tan solo se necesita de un técnico adecuado que sepa buscar las fuentes e interpretarlas.

En cambio las secundarias, son datos que se desconocen y hacen necesaria la creación de una investigación de mercados para poder analizar un sector determinado.

Esta semana nos han informado de la creación de un “Monitor de la vivienda”. El Govern Balear  ha encargado a la Fundació Impulsa su puesta en marcha.

Además de apoyo a la política de vivienda, este monitor también pretende convertirse en un referente para reflejar la realidad del mercado de la vivienda «desde un punto de vista objetivo e institucional», así como para someter a las políticas públicas de vivienda a una continua revisión y evaluación. «Existe mucha información, pero no es suficiente y no siempre es fiable», señaló Pons respecto de los datos disponibles a día de hoy.

Los datos que se generan diariamente respecto a la vivienda balear y todos sus protagonistas son ingentes y de una calidad muy optima. Empresas privadas muy preparadas analizan el mercado inmobiliario con una metodología muy valida que te ofrece una radiografía muy fidedigna de la oferta y de la demanda.

Pero lamentablemente, volvemos a lo de siempre. El “chiringuito de turno” se debe justificar. La “fundación impulsa”, un ente creado en el 2014 que toda su filosofía es pura demagogia para que los cuatro enchufados de siempre puedan justificar una partida presupuestaria tirada a la basura.

Ahora son 200.00€ al año para poder tonar decisiones políticas con fundamento en materia de vivienda. Pena de País, pena de Comunidad Balear, donde todo lo público se malgasta sin pudor ni vergüenza.

Existen miles de datos todos los meses, que piden a gritos una vivienda social urgente e inmediata. Pero esto se sabe ya hace mucho tiempo. El problema es que no hay voluntad política de ponerla en marcha. Son pequeños parches de cara a la galería, en una comunidad donde en estos últimos diez años el incremento de vivienda social no llega al 1%.

Tanto a nivel de España, como de Comunidad Balear se han anunciado nuevas políticas sociales en materia de vivienda, pero todos sabemos que no llegaran en esta legislatura.

Son lentos, incapaces, mediocres. Nuestros políticos no están capacitados para gestionar lo público y el pueblo llano ya se dio cuenta de que nada le darán ni que nada espera.

Pero aunque esta desidia populista continúe, ya que los ciudadanos somos los que les hemos votamos. Debemos denunciarlo siempre con voz alta y clara. Ahora son 200.000€ por aquí y ni se sabe la cantidad de dinero público tirado a la basura todos los meses que bien gestionado, seguro que tendríamos un nivel de competitividad  en la administración muy por encima de nuestros vecinos europeos.

Que reacción te causa esta noticia