La necesidad de flexibilizar el alquiler

Lun, 06/25/2018 - 17:41

En el mercado inmobiliario residencial, existen como bien conocemos la posibilidad de tener vivienda propia o la opción de alquiler.

Dentro de la opción del alquiler, esta modalidad ha experimentado una enorme transformación en estos últimos cinco años, fiel reflejo de los cambios de la sociedad española.

Existen tantas posibilidades como perfiles de mercado, de acuerdo a la LAU nacional y a los que legisle tú Comunidad autónoma o Ayuntamiento.

La LAU contempla dos modalidades: uso de vivienda habitual y uso distinto de vivienda habitual.

Dentro de la vivienda habitual, es donde nos encontramos con el gran desfase de una demanda sobredimensionada y muy poca oferta. Las diferentes razones de este desajuste son:

Por parte de la oferta:

Inseguridad jurídica en el modelo de contrato de alquiler actual. Ante la falta de impago del inquilino, los procesos aunque se han rebajado los plazos judiciales, siguen siendo todavía muy largos y pueden pasar un año hasta que el inquilino deba abandonar el inmueble.

La experiencia del turismo vacacional ha cambiado el concepto de segunda vivienda por la de una inversión inmobiliaria para sacarle una máxima rentabilidad. La tendencia es a realizar alquileres cortos (superiores a un mes) en la modalidad de uso distinto de vivienda habitual.

La libertad individual de un propietario de dejar vacio su inmueble.

Por parte del mercado:

La banca exige numerosas garantías para poder tener acceso a un crédito hipotecario.

La precariedad laboral, sigue sin ofrecer unos sueldos dignos para que nuestros jóvenes se puedan independizar.

Falta absoluta de vivienda social.

Todo esto provoca que nos encontremos en un mercado inmobiliario caótico donde es un verdadero “vía crucis” encontrar una vivienda de alquiler a un precio razonable.

La tendencia normal del mercado sería que ante la imposibilidad de dedicar una buena bolsa de pisos (Palma de Mallorca por la prohibición del Ayuntamiento) que ya no se pueden alquiler en la modalidad turística pasen a la larga duración. Pero como bien hemos observado, esto no está ocurriendo y no está afectando al precio de la oferta de los plurifamiliares. Y en el caso de los unifamiliares la oferta es cada vez menor ya que es legal dedicarlos al turismo vacacional.

Toda esta mala gestión urbanística de nuestros políticos, está creando una notable desigualdad de oportunidades. Dependiendo del tipo de casa que poseas o de donde vivas tienes más o menos opciones.

La demanda de alquiler está saliendo de las capitales, en dirección a pueblos o ciudades dormitorios donde los precios son más asequibles. La modalidad de compartir piso o de habitaciones independientes con baño propio están proliferando a precios que igualan a los de los pequeños apartamentos-estudio de antaño.

Seguimos en una tendencia alcista en el precio del alquiler donde no sale al mercado la gran cantidad de pisos vacios que bien de la banca, “fondos buitre” y de propietarios que prefieren tenerlo vacio a sacarle una mínima rentabilidad.

En espera de la futura zonificación del “Consell de Mallorca” en el mes de Julio,  donde volveremos a tener un mapa completamente disperso, con zonas que si permiten un gran abanico de posibilidades y otras donde será imposible buscar

Que reacción te causa esta noticia