Vivienda pública en Manacor

Jue, 09/10/2020 - 10:02

La presidenta Francina Armengol, acompañada por el conseller de Movilidad y Vivienda, Marc Pons; por la gerente del IBAVI, Cristina Ballester; por el director general de Vivienda, Eduardo Robsy, y por el alcalde de Manacor, Miquel Oliver, ha puesto hoy la primera piedra de una nueva promoción de vivienda de protección oficial de once pisos en Manacor, ubicada en la calle Lleó XIII, 15 (esquina con la calle Moreres).

Armengol ha destacado que hablar de VPO significa «hablar de uno de los derechos fundamentales, tener una vivienda digna». En este sentido, ha asegurado que «es un derecho que reconoce la Constitución, pero que muchas veces no se cumple» y que, por este motivo, «es uno de los objetivos prioritarios del Govern desde la pasada legislatura».

«Nuestra prioridad continúa siendo defender los intereses de la ciudadanía y la justicia social. Construimos espacios necesarios para dar calidad de vida y una vivienda digna a muchas personas que lo necesitan», ha insistido. También ha agradecido al Ayuntamiento de Manacor la actitud positiva para trabajar conjuntamente con el Govern con todo tipo de políticas necesarias para el municipio.

De hecho, en estos momentos hay en construcción 300 viviendas de protección oficial en las Illes Balears y hasta finales de este año 2020 habrá 502. Además, hay otro grupo de promociones que suman 227 VPO más sobre las que se están redactando proyectos, que están en fase de adjudicación o en otras fases de tramitación que tienen previsto iniciarse en 2021. De este modo, entre 2020 y 2021 habrá 729 viviendas de protección oficial más.

De estas, este año se habrán entregado cuarenta: una promoción de cinco viviendas a la calle Regal (Palma), una promoción de cuatro viviendas en Sant Lluís, veinte viviendas que ha adquirido el IBAVI ejerciendo el derecho de tanteo y retracto, y otras once que en estos momentos están en rehabilitación.

La inversión pública suma 97,1 millones para las viviendas que ya están en construcción, las que empezarán dentro de este 2020 y las que empezarán en 2021.

El conseller Marc Pons ha destacado que «en Manacor no debemos hablar únicamente de política de construcción de vivienda pública, sino que tenemos un planteamiento de política pública en vivienda que va más allá. Construimos vivienda nueva, ayudamos a la rehabilitación de vivienda existente, ayudamos directamente a la gente que no puede pagar el alquiler y ejecutamos medidas del decreto de vivienda que permitirán terminar edificios, que hoy son estructuras inacabadas, para tener más viviendas de protección oficial».

Por su parte, el alcalde Miquel Oliver ha agradecido «la voluntad de no parar proyectos a pesar de la situación actual, porque las necesidades sociales son mayores». En esta línea, ha apuntado que «la vivienda de protección oficial ha sido la gran olvidada en Manacor y por ello agradecemos las políticas valientes». «La vivienda de protección oficial es una auténtica salida a la dificultad de acceso a la vivienda debido al precio que tiene», ha subrayado.

 

Detalle de la nueva promoción de Manacor

 

La promoción de once nuevas VPO consta de tres viviendas de un dormitorio (47,8 m2), ocho viviendas de dos dormitorios (de entre 57,5 y 64,7 m2 y uno adaptado) y once plazas de aparcamiento. Se prevé un plazo de ejecución de las obras de catorce meses y el presupuesto es de 1,9 millones de euros.

Será un edificio que hará esquina, con una fachada en la calle Lleó XIII y una fachada en la calle Moreres, formado por una planta sótano, una planta baja y tres plantas piso. Se trata de un edificio plurifamiliar con once viviendas, un local comercial y once plazas de aparcamiento.

Las viviendas del IBAVI se construyen siguiendo parámetros de sostenibilidad e integración del edificio a su entorno, como es el caso de este, que se ha proyectado para corregir la diferencia de altura máxima entre las dos calles. En cuanto a composición de fachadas, la propuesta huye de las estridencias y se inclina por un lenguaje neutro, vinculado a una cierta tradición a través de la utilización del color blanco, con un zócalo de piedra arenisca con la altura de la planta baja, la proporción de las aperturas y el uso de las persianas con goznes que, además de garantizar la protección solar y la privacidad requeridas, propician la aparición del color.

Volumétricamente el edificio está constituido por dos volúmenes de diferente altura separados entre sí por una franja de espacio libre que resuelve mediante pasaderos el acceso a las viviendas y a su vez permite que la mayor parte tengan luz y ventilación cruzada. Esta franja se convierte en un patio que también proporciona iluminación y ventilación cruzada al local situado en la planta baja.

Los arquitectos autores del proyecto son Catalina Mestre Rayó, Jordi Oliveras Boix y Núria Oliveras Boix.

Que reacción te causa esta noticia

Publicidad